6 de marzo de 2008

Sueños ahogados

Ayer, dos personas murieron en el camino a la esperanza. Dos personas que se jugaron la vida, y perdieron. En su tierra natal, han dejado una familia, que quizás no sepan nunca que se quedaron a la puertas. Estamos hablando de dos personas, no hablamos de negros, africanos, inmigrantes. Sólo de personas.
Por eso duele, que determinadas personas utilicen la migración como arma arrojadiza, creando desconcierto, confusión, o lo que es peor, odio y rechazo.
Estas dos personas, cuyos sueños se ahogaron en el Atlántico, como los sueños de tantos otros, no venían a delinquir, ni a robar puestos de trabajo. Venían en busca de una oportunidad de supervivencia, para ellos y sus familias y comunidades. Nadie se juega la vida cruzando las olas por puro
aburrimiento. Se la apuestan a sabiendas de que puede que no lleguen. Pero lo hacen. Y algunos y algunas encima los criminalizan.
Nuestro recuerdo a estas dos personas que se quedaron en el camino a Canarias, y que no llegaron. También para sus familias

2 comentarios:

Toni dijo...

Que haya partidos políticos que utilizan el drama humano de los que vinen como arma electoral y declaraciones xenófobas... Da miedo

Jóvenes FCT dijo...

y encima que haya personas que se crean los argumentos de esos partidos políticos, eso es aún más grave