19 de enero de 2007

Las etiquetas que nos cuelgan





Es fácil colgar etiquetas a los jóvenes, vengan del ámbito que vengan. Que si los jóvenes somos unos cómodos, que nosotros lo tenemos igual de difícil que hace 30 años, que siempre ha sido así y que todos tenemos que pasar por unas condiciones de vida y trabajo cada vez más deplorables. Además, nos cuelgan etiquetas: se nos generaliza tildándonos de insolidarios y "pasotas" de nuestro mundo.
En estos días hemos celebrado el II Módulo de Formación Continua para Cuadros Sindicales Jóvenes de la FCT de CCOO y creo que la percepción que yo tengo es bastante distinta. No es verdad que hayamos perdido el espíritu reivindicativo y de lucha. Quizás somos una generación más pesimista. Estos días hemos intentado aprender un poquito del sindicalismo del siglo XXI, frente a una triste visión del futuro. Hemos reflexionado en torno a "Las voces contra la globalización". Las y los trabajadores estamos perdiendo derechos adquiridos durante un siglo y medio de lucha sindical en Europa. Las condiciones de vida y trabajo son cada vez más precarias. Los trabajadores siguen siendo pobres y cada vez les resulta más difícil llegar a fin de mes. Y encima tenemos que aguantar que algunos políticos hagan comentarios sectarios, criticando a la élite intelectual europea, poco menos que llamándola terrorista, por no hablar de sus comentarios respecto a la imposibilidad de construir un modelo social sin proteccionismo, y ya no vamos a mencionar los comentarios sobre destrucción de la familia y vuelta a los orígines tradicionales. ¿Dónde creen que vamos a ir? ¿Hacia un neoliberalismo cada vez más atroz y más brutal? La precarización de las condiciones de trabajo no son producto de los proteccionismos, sino más bien del propio sistema.
Volviendo a los jóvenes insolidarios y pasotas tengo que decir que el otro día dimos un ejemplo de concienciación ideológica. Escuchamos a Silvio Rodríguez, a Víctor Jara, a Violeta Parra, a Mercedes Sosa, a Amparanoia y a la propia cantautora Patricia Durán, que nos deleitó con su magnífica voz mientras nosotros la presentábamos leyendo poemas de Benedetti. ¿JÓVENES INSULSOS? NO NOS CUELGUEN ETIQUETAS, POR FAVOR.

3 comentarios:

Antonio dijo...

Antes que nada, agredecer la organizacion del curso de cuadros sindicales jovenes de la FCT. Es un espacio en donde, además de aprender formalmente, te puedes abrir de miras y entender que los y las trabajadores y trabajadoras jovenes no han tirado la toalla. Impresiona ver las ganas y el espíritu de la gente, que quiere cambiar las cosas y que entiende que la única manera es implicandose. En cuanto a que los jovenes somos insulsos.... eso es lo que algunos quieren que seamos, un grupo de personas que sólo se preocupan de consumir y dejan a un lado los valores. Pero se olvidan que han sido y serán siempre el motor del cambio de esta sociedad, por otro lado cada día más enferma. Son los jovenes los que se fueron en masa a galicia a limpiar el "chapapote", los que se han manifestado por el 0,7 para el desarrollo, los que han conseguido a traves de diversas movilizaciones que no se construyan macrohoteles en paraisos naturales. Cada vez somos más los que entendemos que el actual sistema neoliberal solo nos lleva a un destino, uno que no nos gusta, porque sera como Saturno devorando a sus hijos. No solo en el ambito laboral, donde estamos conociendo una especie de esclavismo por contrato, tambien en la forma en que la clase politica esta haciendo las cosas. No se puede negar que somos una generación pesimista, pero también realista y luchadora. No somos pasotas... eso es lo que algunos querrían

Jóvenes FCT dijo...

Veo que las reflexiones sobre globalización han surtido efecto. Es verdad que, además, están intentando venderlos la moto para que nos creamos que sí, que no somos socialmente activos. Y nosotros, por medio de la política capitalista del consumismo, entramos a trapo y al final, nos vemos envueltos en una rueda. Si tenemos conciencia, sin rendirnos, podremos cambiar lo que no nos gusta

Anónimo dijo...

Soy un joven de Santa Coloma de Gramenet (BCN). Opino lo mismo que has expuesto. Tengo intención de afiliarme a ccoo, mi convenio es el metalúrgico, creo que como jovenes y trabajadores debemos defender nuestros derechos.